Pongamos la escuela en asamblea